¿Es la cirugía de Mohs una esperanza para quien tiene cáncer de piel?

Todos nos preocupamos cada vez más por el aumento de los casos de cáncer  de piel, que es hoy en día la forma más común de cáncer, afectando estimadamente a un millón de estadounidenses cada  año.

Existen muchos tipos de cáncer de piel. Los tipos más comunes son: Carcinoma de Células Basales  y Carcinoma Espinocelular. Otro cáncer de piel es el Melanoma, que puede ser mortal si no  es diagnosticado a tiempo.

Es necesario cuidar la piel.
La cirugía de Mohs, desarrollada en 1938 por un cirujano general, Frederic E. Mohs, es una cirugía controlada microscópicamente que se usa para tratar tipos comunes de cáncer de piel.

Como la punta de un tempano de hielo o “iceberg”, el fragmento de cáncer visible  en la superficie de la piel puede representar que existe un tumor mucho más grande debajo de ella.

A demás de dar a conocer las diferentes medidas para prevenir el cáncer de piel, es menester del dermatólogo, dar a conocer las técnicas disponibles que hay para tratarlo cuando ya existe. Una de las técnicas más precisas  a la hora de eliminar un tumor es la cirugía de Mohs.

 

Frederic Mohs es el píonero de la cirugía micrográfica.
Frederic Mohs es el fundador de la técnica quirúrgica conocida como cirugía micrográfica.

¿Qué es la cirugía de Mohs?

La cirugía de Mohs, llamada así por Frederick Mohs, un cirujano que desarrollo el procedimiento en 1950, es la técnica disponible más efectiva para tratar el cáncer de piel. La cirugía de Mohs puede remover completamente el área afectada y respeta la piel sana que rodea el cáncer.

 

¿Cuándo es apropiada la cirugía de Mohs?

La cirugía de Mohs es comúnmente usada para remover grandes tumores y tumores en lugares difíciles e de tratar. También sirve para los que ocurren en áreas donde la  preservación de la piel normal es esencial (como el tejido alrededor de la nariz y los ojos). Es usada más comúnmente en los canceres de las células basales, espino celulares y en algunos casos de  melanoma.

 

¿Qué se puede esperar?

Un cirujano especialmente entrenado en cirugía Mohs empieza el procedimiento aplicando anestesia local en el área afectada. El crecimiento cancerígeno es removido en finas capas, cada una toma cerca de 5 a 10 minutos.

El patólogo entonces examina las capas bajo el microscopio. Pequeñas y delgadas capas  son removidas hasta que se encuentre una capa libre de cáncer.

La cirugía Mohs es completa en una solo visita y tiene cerca de 99% de posibilidades de cura. La mayoría de los pacientes experimentan muy poca o ninguna molestia durante o después de la cirugía.

Siguiendo el procedimiento, el paciente y el cirujano juntos deciden si cerrar la herida, permitirle sanar naturalmente o realizar una cirugía mediante colgajo o injertos.

 

Fuente: Diario Libre.

¡Anímate a compartirlo!